1 - INTRODUCCIÓN

La protección de la vida y los bienes es un concepto que se remonta a los primeros hombres de la tierra. Nuestros ascendientes de la cavernas debían protegerse no sólo contra los animales salvajes sino contra el frío, las tempestad y las inundaciones. Cuando abandonaban su refugio para salir a cazar, se proveían de un mecanismo para los animales no les devorasen sus provisiones.

Desde el momento en que se constituyeron los clanes familiares, sus jefes tuvieron que pensar en la defensa de sus allegados de toda agresión exterior, cuando ellos se encontraban ausentes. A medida que se fueron poblando las regiones del planeta, se produjo la formación de las tribus, comunidades aldeas y poblados. El concepto de protección evolucionó para englobar otros elementos de riesgo, como robos, saqueos, ataques armados, violencias de todo tipo, que ponían en peligro la vida y la integridad del territorio o del dominio de los bienes.

Por otra parte, a lo largo de la historia, la naturaleza se ha manifestado cada vez más amenazante. La humanidad se ha visto afectada por acontecimientos que de forma más o menos repentina ha provocado situaciones caóticas para la sociedad, caracterizadas por el elevado numero de víctimas, desapariciones y por la destrucción en general. Se trata de sucesos tales como terremotos, inundaciones, erupciones volcánicas, plagas, epidemias, etc., que los antiguos habitantes del planeta consideraban un infortunio o calamidad, consecuencia de un inevitable castigo divino, ante el que no se podía hacer anda por lo que había que aceptarlo con resignación.

El hombre ha contribuido también a la inseguridad ambiental por sus descuidos en el manejo del fuego, la construcción de viviendas poco estables, el empleo de materiales inadaptados y la implantación de poblaciones en zonas vulnerables. En todo tiempo, el ser humano ha sido consciente de la necesidad de protegerse contra lo que amenaza, pero padece que al evolucionar no ha sabido o querido siempre encontrar remedios apropiados para organizar su defensa. Sólo en períodos de grades peligros, como las guerras, las epidemias o los fenómenos naturales de una violencia excepcional, el hombre percibe su enorme vulnerabilidad y reflexiona "a posteriori" sobre los medios de protegerse más eficazmente contra los riesgos de todo tipo.

Es en nuestro siglo cuando aparece el concepto de protección civil, a la raíz de la primera guerra mundial. A través de lo que finalmente se denominó Defensa Pasiva. se organizan centros para la recepción y tratamientos de heridos en el frente. La idea de defensa pasiva fue evolucionando hasta llegar a lo que hoy se conoce en algunos países como Defensa Civil o Protección civil.

Este material gráfico y los derechos de autor sobre el mismo están protegidos por la legislación sobre Propiedad Intelectual, Su reproducción sólo puede ser libremente efectuada para uso personal y privado. Para otros usos, es necesario solicitar autorización a la Asociación de Voluntarios de Protección civil de L'Hospitalet Para más información: hospitalet@protecciocivil.es